EE.UU.: Batalla por el juicio político de Trump continúa después de Navidad - HORA-CERO-DIGITAL

Lo último

viernes, 27 de diciembre de 2019

EE.UU.: Batalla por el juicio político de Trump continúa después de Navidad


imagen
Nancy Pelosi y Donald Trump
WASHINGTON.- Las vacaciones que el presidente Donald Trump alguna vez vio como las precursoras de un vengativo juicio en el Senado, se convirtieron en un interludio de un punto muerto mientras lucha contra los demócratas por el tiempo y el lugar de su día simbólico en la corte.

Un respiro navideño de un prolongado combate de impugnación no duró hasta el Boxing Day (26 de diciembre).
“¿Por qué se le debe permitir a la loca Nancy Pelosi, solo porque tiene una ligera mayoría en la Cámara, acusar al presidente de Estados Unidos?”, tuiteó Trump cuando las vacaciones llegaron a su fin. “Ahora Pelosi está exigiendo todo lo que a los republicanos no se les permitía tener en la Cámara. Los demócratas quieren dirigir el Senado republicano mayoritario ¡Hipócritas!”
La única palabra oficial del presidente en Navidad fue una declaración de cuatro párrafos enviada por correo electrónico desde la Casa Blanca.
“Juntos, debemos esforzarnos por fomentar una cultura de comprensión y respeto más profundos, rasgos que ejemplifiquen las enseñanzas de Cristo”, escribió el presidente.
Justo un día antes de sus saludos navideños, la campaña de Trump había enviado por correo electrónico una declaración de ellos mismos promocionando el lanzamiento de un nuevo sitio web “diseñado para ayudar a los partidarios del presidente a ganar discusiones con amigos liberales, parientes y copos de nieve que encuentran durante las vacaciones”.
Y el propio Trump estaba furioso dentro de la dorada sala de estar de Mar-a-Lago, fomentando ni el respeto ni la unidad al responder una pregunta sobre su némesis de Washington, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.
“Ella es un tremendo perjuicio para el país y no está haciendo un buen trabajo y algunas personas piensan que no sabe lo que está haciendo”, dijo, sentado frente a una pantalla de videoconferencia que minutos antes había transmitido a las tropas estadounidenses de todo el mundo. “Mucha gente piensa eso, mucha gente lo ha dicho”, añadió.
Ya casi no es una sorpresa que los tranquilos llamados oficiales de Trump a la armonía no se reflejen exactamente en sus acciones o palabras. Recién acusado por la Cámara y ansioso por que comience su juicio en el Senado, Trump está pasando las vacaciones en un intermedio tenso mientras los legisladores discuten sobre sus próximos pasos.
Una semana después de la votación de juicio político, no hay signos de un quiebre en el callejón sin salida de Navidad sobre cómo y cuándo su juicio político tendrá lugar. Los demócratas han exigido conocer los parámetros del juicio antes de enviar sus cargos de juicio político y han dejado en claro que creen que debería incluir testigos.
Mientras tanto, los republicanos se oponen en gran medida a llamar a testigos, creyendo que un juicio rápido es la mejor manera de evitar más consecuencias del drama de juicio político. Pero al menos una republicana moderada, la senadora Lisa Murkowski, de Alaska, cuestiona los comentarios del líder del partido que promete coordinarse con la Casa Blanca, diciendo que han confundido un proceso ya confuso.
El intervalo incierto no era lo que Trump esperaba cuando se resignó la semana pasada a convertirse en el tercer presidente estadounidense en enfrentar un juicio político. Incluso cuando quedó claro que no evitaría esa mancha en su legado, Trump consideró el juicio en el Senado republicano como una reivindicación inevitable.
El presidente ha mostrado impaciencia por iniciar el proceso. Pero el líder republicano en el Senado no parece compartir su entusiasmo, y dice que está contento de retrasar el inicio de un juicio por el que no está particularmente emocionado.
“No estoy ansioso por tener este juicio, así que si ella quiere retener todos los papeles, adelante”, dijo el lunes el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, en “Fox and Friends”. “Estamos en un callejón sin salida”.
Pelosi escribió en una carta a los demócratas esta semana que no iba a nombrar gerentes demócratas, esos legisladores que argumentarán el caso en el Senado, hasta que sepa más sobre cómo procederá el juicio, dejando a las dos partes en una situación difícil de estancamiento.
El enfrentamiento ha irritado a Trump, quien tiene sus propios puntos de vista sobre cómo debe proceder el juicio (con testigos y dramatismos) pero parece, por ahora, dispuesto a dejar a un lado esas visiones para el procedimiento más firme y conciso favorecido por muchos republicanos.
“En última instancia, esa decisión la tomará Mitch McConnell, y él lo hará, tiene derecho a hacer lo que quiera; es el jefe del Senado”, dijo Trump a los periodistas el martes.
Fuentes republicanas le dijeron a CNN esta semana que McConnell está abierto a ir al pleno del Senado sin el apoyo del líder demócrata Senador Chuck Schumer sobre una regla para llevar a cabo el juicio político. Necesitaría el apoyo de 51 senadores republicanos para aprobar dicha regla, que muchos republicanos creen que podría bloquear.
Aún así, no todos los miembros de su partido están entusiasmados con el manejo del asunto por parte de McConnell. Murkowski dijo en una entrevista televisiva esta semana que McConnell había “confundido el proceso” al decir que estaba actuando en “coordinación total” con la Casa Blanca al establecer los parámetros para el juicio.
“Para ser justos, cuando escuché eso, me molestó”, dijo Murkowski a KTUU, una afiliada de CNN. “Para mí, significa que tenemos que dar un paso atrás para no estar de la mano de la defensa, así que escuché lo que había dicho el líder McConnell y pensé que eso había confundido aún más el proceso”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario