TRAFICO DE DROGAS PAGO DE PEAJES Y TRAFICO DE INFLUENCIAS MICRO Y MACRO (20 ENTREVISTAS EN TRES EDICIONES ) PRIMERA PARTE - HORA-CERO-DIGITAL

Lo último

sábado, 7 de noviembre de 2020

TRAFICO DE DROGAS PAGO DE PEAJES Y TRAFICO DE INFLUENCIAS MICRO Y MACRO (20 ENTREVISTAS EN TRES EDICIONES ) PRIMERA PARTE

 




POR MILCIADES ENCARNACION

Periodista de Barahona

 En el presente trabajo usaremos el método deductivo, donde hemos realizado veinte entrevistas a igual numero de ciudadanos, los cuales han tenido vinculación directa con este Flagelo, aunque para proteger sus identidades usaremos siglas de nombres ficticios, que solo son parte de acuerdos de confidencialidad, por el derecho que nos asiste de proteger nuestra fuente, como un derecho protegido y salvaguardado por las leyes dominicanas y extranjeras en materia especiales, como el tema que traemos al tapete en esta ocasión, esperamos que el mismo sirva de advertencias institucionales a corregir los entuertos de nuestras sociedades y de nuestras instituciones, llamadas a corregir y perseguir este mal Mundial, que ahora nos arropa.

SEGUN LA PROPIA DIRECCION NACIONAL DE CONTROL DE DROGA, la cual dijo en una ocasión que aunque la historia del descubrimiento nos refiere en varias ocasiones, que nuestros antepasados indígenas consumían ciertas hierbas en polvo, las cuales inhalaban con una caña, rito al que llamaban cohoba, puede afirmarse que la influencia de la conquista trajo consigo otras costumbres religiosas, sociales y morales, que dejaron de lado en gran medida la práctica y utilización de ésta hierva o sustancia con fines mágico religiosos o alucinógenos.

La primera regulación sobre drogas que conocemos en el país, data del 1ro. de julio de 1918, y fue la orden ejecutiva número 161 del Gobierno Militar Norteamericano, que se instaló en la República de 1916 a 1924. Esta orden reglamentaba y regulaba la fabricación, importación, preparación, distribución, venta o regalo de opio, morfina, cocaína y otras drogas narcóticas, y aparece en la gaceta oficial No. 2909.

Esta orden ejecutiva es la base de la legislación de drogas en la República Dominicana, que está formada por 43 disposiciones entre reglamentos, leyes y decretos.

Aunque desde los años 30 a los 60 aparecieron casos aislados de uso de drogas y fármacos controlados, algunos investigadores refieren que fue a finales de la década del 60 y principio del 70, cuando en la República Dominicana, comenzaron a aparecer con mayor frecuencia los casos de tráfico, venta y consumo de drogas peligrosas, como la marihuana y la cocaína.

Preocupado por este problema, el Gobierno Dominicano, promulgó la ley 168 del 12 de mayo de 1975, como un mecanismo de control, tanto para el tráfico como para el consumo de drogas, encargando a la Policía Nacional de velar por el cumplimiento de esta ley por vía del Departamento Contra Narcóticos.

La Policía Nacional obtuvo considerables éxitos en la aplicación de la ley 168, pero la tecnificación de los narcotraficantes, que intentaban usar nuestro país como puente, así como la aparición de elementos de la sociedad que empezaban a consumir drogas en mayor cantidad y el regreso al país de un alto número de dominicanos que dominaban nuevas técnicas del contrabando, hacían necesarias la implementación de planes militares y medidas operacionales de mayor alcance para coadyuvar y apoyar las acciones de la Policía contra estos delincuentes.

Esto motivó la creación, el 4 de noviembre de 1985, de un equipo de selectos oficiales de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, que se denominó Centro de Información y Coordinación Conjuntas,(C.I.C.C.) con gran preparación en el área de control del narcotráfico y en el área de investigación y análisis de la información, así el nuevo organismo vino a auxiliar al Departamento de Contra Narcóticos.

Este Centro de Información y Coordinación Conjuntas, inmediatamente creado, empezó a rendir los frutos esperados, asestando duros golpes al narcotráfico como fueron el caso de Arroyo Barril, donde se incautó la cantidad de 691 kilos de cocaína pura y el caso del Helen Express, cuando se incautó la cantidad de 961 kilos de esta droga.

El éxito alcanzado por este equipo abrió el ánimo y dejó claramente establecida la necesidad de la creación de una institución y una legislación especializadas para luchar contra el terrible enemigo, acorde con los tiempos, y circunstancias que se vivían al final de la década del 80.

Mediante esta ley, y específicamente en su artículo 10, fue creada la Dirección Nacional de Control de Drogas, dependencia directa del poder ejecutivo. Dentro de sus principales finalidades esta velar por el fiel cumplimiento y ejecución de las disposiciones de la ley 50-88, además, prevenir y reprimir el consumo, distribución y tráfico ilícito de drogas y sustancias controladas, en todo el territorio nacional.

Así como investigar y someter a la justicia a toda persona física o moral que viole dicha ley, tal mandato se cumple a través de nuestro cuerpo jurídico, sin tener la necesidad de someter a los acusados del delito mediante otras instituciones militares o policiales.

1.- Señala la ley 50-88 en su artículo 11, que esta Dirección Nacional de Control de Drogas, estará a cargo de una junta directiva integrada por 5 miembros que serán nombrados por el Poder Ejecutivo, y estará formada por:

1ero.- Un representante de la Presidencia de la Rep.

2do.- Un representante de las Fuerzas Armadas o la Policía Nacional.

3ro.- Un representante de la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social, hoy ministerio de salud publica.

4to.- Un representante de la Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores, hoy ministerio de relaciones exteriores.

5to.- Un miembro prominente de la Iglesia Católica Dominicana.

De las periódicas reuniones de trabajo de esta distinguida y bien representada junta directiva, salen el diseño y las políticas inmediatas a seguir en nuestras actividades de combatir tanto al narcotráfico como el uso y abuso de drogas y sustancias controladas.

La ley 50-88, verdaderamente marcó un hito en la lucha contra el narcotráfico en la Rep. Dom, púes además, de crear esta institución y otras que describiremos más adelante, nos dotó de herramientas legales más fuertes y más actualizadas para enfrentar tanto a los narcotraficantes como a sus auspiciadores y/o patrocinadores, estableciendo calificaciones tanto para los violadores de la ley como en las penas que deben ser impuestas a éstos.

La ley 50-88, integró el Centro de Información y Coordinación Conjuntas a la Dirección Nacional de Control de Drogas y le asignó la responsabilidad de controlar el sistema de inteligencia nacional anti-drogas, para colectar, analizar y diseminar información de inteligencia estratégica y operacional, con la finalidad de contrarrestar las actividades del tráfico ilícito de drogas. El grado de profesionalidad y la dedicación al trabajo de los oficiales que componen este CICC, ha tenido como resultado la detención de un gran número de narcotraficantes internacionales y la preparación de un sin número de casos que han dado como resultado el decomiso de varios miles de kilos de cocaína pura y otras drogas peligrosas.

Ha cumplido esta ley su cometido?, ha dado los resultados esperados?, se han exterminado los focos de micro y macro trafico de drogas en la Republica Dominicana?, a treinta y dos años (32) de promurgada la ley anti Droga 50-88 no se vende, no se consume y no se exporta Drogas? 

Según un estudio revelado en el año 2018, en el país existen alrededor de 300 mil adolescentes de entre 13 y 14 años de edad, que son consumidores de diferentes tipos de drogas, según datos del Consejo Nacional de Drogas (CND).

A parte de esas sustancias, hay un grave problema entre esa población en cuanto al uso del alcohol, que es uno de los principales vicios en el que los jóvenes incurren.

La Encuesta Nacional Sobre Uso y Consumo de todos tipos de Drogas precisa que un 66.7 por ciento de los adolescentes mayores de 13 años consumen alcohol y existe la probabilidad de que el 14.16 por ciento de estos continúe consumiendo.

Asimismo, la investigación indica que un porcentaje alto de adolescentes consumen inhalables, como: cemento, hookah, cigarros y anfetaminas, con una tasa de 8.7 por ciento.

Consumo por edad

En el caso de la marihuana y el éxtasis, los jóvenes empiezan a utilizar estas drogas entre los 12 y 15 años, mientras que los adictos a la cocaína, crack y morfina se inician a los 15 años.

La posibilidad de quedarse enganchados en ese consumo es de 1.61 por ciento, lo que indica que es preocupante el grado de consumo de sustancias tóxicas en el país.

Esas estadísticas fueron compartidas en el evento “Presentación de resultados y sus buenas prácticas en la ejecución de los programas Familias Fuertes y Habilidades Parentales”.

La actividad se realizó en el marco del proyecto “Construyendo familias fuertes en la República Dominicana”, liderado por el CND, la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc), la Embajada de Estados Unidos en Santo Domingo, y otras entidades.

Objetivos de iniciativa

Un consultor de  externa del proyecto Construyendo Familias Fuertes en República Dominicana, explicó que el objetivo del programa es integrar a los padres y tutores de adolescentes en edad de educación media a participar de manera directa en la formación y desarrollo de los jóvenes.

Enfatizando que el consumo excesivo de alcohol y estupefacientes es uno de los males que más impacta a la sociedad dominicana, ya que altera la conducta de las personas, fomentando la delincuencia juvenil, la inseguridad y la propagación del virus del VIH, por lo que exhortó a los padres a cooperar supervisando continuamente a los adolescente para detectar conductas inadecuadas.

En una próxima entrega hablaremos de los caso mas sonados de los últimos años en materia de narcotráfico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario