Si María hubiese abortado a su hijo Jesús - HORA-CERO-DIGITAL

Lo último

lunes, 28 de diciembre de 2020

Si María hubiese abortado a su hijo Jesús

 


imagen
EL AUTOR es abogado y profesor universitario. Reside en Santo Domingo.

POR EMILIO AQUINO JIMENEZ 

A propósito de navidad-nacimiento, el aborto vuelve a ser tema de análisis jurídico, pero siempre tendrá implicaciones religiosas, dado que para muchos no creyentes el nacimiento de Jesús de Nazaret-redentor de la humanidad-se debió a la decisión estoica de María y José de seguir comprometidos en una relación, aun a pesar de que habían fuertes dudas sobre la manera que quedó embarazada, decisión que  trajo como resultado el nacimiento del redentor de la humanidad.

Quizás la historia de cómo su Madre tuvo que enfrentar la sociedad para traerlo al mundo, convirtió a Jesús en el tipo de líder que fue en su época, pues revolucionó la forma en que se trataba a los más desposeídos, entre ellos, las mujeres que eran tratadas como objeto en la sociedad en la que él creció y desarrolló su liderazgo. También enfrentó el poder político de forma sutil, pero decidida.

La historia del embarazo de María es sui generis, pues en una sociedad dominada por los dogmas religiosos es riesgoso exponer ciertos hechos. En Deuteronomio, Capítulo 22 versículo 23 y 24 se establece  “Si una virgen está comprometida con un hombre pero otro hombre la encuentra en la ciudad y se acuesta con ella;  ustedes tienen que sacarlos a los dos a la puerta de esa ciudad y apedrearlos hasta que mueran, a la joven porque no gritó en la ciudad y al hombre porque humilló a la esposa de su prójimo”.

María conocía esta norma religiosa, por ello cuando se entera que está embarazada es muy difícil contarle a su comprometido José lo sucedido, máxime cuando ya con alrededor de cuatro meses de embarazo era imposible seguir ocultando la situación, es entonces que decide contarle a José lo que pasó.

José ciertamente era un hombre noble, pero aun así decidió divorciarse de María, no fue hasta el advenimiento del “Ángel” que José aceptó seguir el compromiso con María, el “Ángel” le comunicó que María le había contado la verdad, que el embarazo fue fruto del “espíritu santo” y que debían llamarle a la criatura Jesús-El salvador o redentor del mundo.

Ante una muerte inminente que recibiría María y su criatura, la decisión de José fue valiosa para el legado que más adelante dejó su hijo putativo Jesús de Nazaret. Pero qué hubiese pasado  si en vez de casarse y tener el fruto de su embarazo, María habría optado por desembarazarse de forma intencional y así poder mantener su reputación sin necesidad de contarle a José lo del “Espíritu Santo”.

Primero desde el punto de vista religioso al abortar, habría cometido un pecado más atroz que quedar embarazada quizás fruto de una violación, la cual era muy probable en una sociedad donde la mujer tenía muy pocos o casi ningún derecho. Segundo sí el embarazo fue de una relación extramarital consentida provocarse un aborto habría tenido consecuencia morales muchos más catastróficas para ella, dado el grado de sensibilidad con que se presenta la vida de ésta, fiel seguidora de los valores religiosos de la época.

Pero lo más lamentable que habría provocado la interrupción intencional del embarazo de María, era haber privado a la humanidad de un referente moral que ha servido para clasificar la vida en antes y después de Cristo. Pues Jesús de Nazaret desarrolló un liderazgo enfrentando las desigualdades más espantosas entre mujeres y hombres, niños y adultos, pobres y ricos, que permitieron al menos visibilizar unos seres humanos que estaban sumido en el ostracismo, por la sola condición social o género.

Por ello para los defensores de la vida, la decisión de María y José de enfrentar una realidad que le ponía en riesgo de vida en su época,  traer al mundo un líder de la talla de Jesús, puede ser el mejor argumento para oponerse al aborto,  no debe ser la primera opción cuando hay un embarazo no deseado.

Las causales para abortar deben ser analizadas para reivindicar la vida, no para destruirla. La vida debe ser la primera decisión, siempre que no afecte la dignidad de la mujer. Loor a María, José y Jesús.


¡Comparte esta noticia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario